MI BARRIO, ANTEAYER, AYER Y HOY

Responder
Avatar de Usuario
Akra-Leuke
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 2110
Registrado: 27 Jun 2018 18:51
Contactar:

MI BARRIO, ANTEAYER, AYER Y HOY

Mensaje por Akra-Leuke »

.
20170527-un-pueblo-escondido-en-el-centro-de-alicante-barrio-de-santa-cruz.jpg

MI BARRIO, ANTEAYER, AYER Y HOY


Era mi barrio, Santa Creu, un lugar encantador. Situado en la ladera del monte Benacantil, en la ciudad de Alacant, sus calles pinas, escalonadas hacia el monte, impedían el paso de vehículos, y los niños, en las horas fuera de escuela, jugábamos sin peligro. A toda clase de juegos propios, y, en ocasiones una pelea que, siendo sin maldad, al final acabábamos como amigos. Yo diría que a más peleas más amigos de mayores, y siempre por bobadas, o incluso porque me has quitado a mi chica.

Era un barrio obrero. Las mujeres jóvenes trabajaban en la fábrica de tabacos cercana, hoy desaparecida y su edificio convertido en centro social y teatro. Los hombres, mayormente estibadores, siempre esperando el sonido de la bocina del puerto cuando entraba barco para la carga y descarga, dejando en suspenso la partida del dominó con la alegría de que el seis doble ya no se lo ahorcasen.

En las noches del verano las gentes sacaban a la calle las mesas para las cenas, y como en toda sociedad siempre hay quienes menos tengan, la solidaridad era total. No había nadie que se quedara sin cenar y mucho menos los niños. Era mi casa la única que tenía aparato de radio, y la gente acudía para escuchar los programas musicales o los seriales. En definitiva un barrio feliz, aunque hubiese salido de una feroz guerra. El esfuerzo para olvidarla y mirar hacia delante era grande, y así, poco a poco y con mucho esfuerzo y ganas, muchas familias fuimos marchando del barrio buscando el ensanche de la ciudad y viviendas mayores y mejor dotadas.

Años después llegó, con la transición política, el gran cambio. De pronto un cambio muy lento y de manera rápida años después. Aquellos pequeños comercios: panadería, carnicería, quiosco de prensa y chucherías, ultramarinos, carbonería, mercería, etcétera, fueron cambiando a locales de ocio, pubs y bares con música, y las calles en los fines de semana se transformaban, pues de toda la ciudad llegaban gentes allí a tropel, y los vecinos que por edad, economía u otros motivos no pudieron marchar hacia el ensanche, padecieron de una libertad descontrolada. Ruidos, música, gritos hasta el amanecer. Algunas peleas etílicas, y las autoridades como si no supieran de denuncias vecinales. Aún fue cambiando a peor. El botellón en cualquier rincón era cosa descontrolada, orines, vomiteras, escándalos, despedidas de solteros sin tope ni recato, el “cumpleañosfeliz” a todo grito, o el vocerío de un gol del equipo de preferencia, las patadas a los botes de Coca-Cola tirados por todos los rincones… Y aquel barrio feliz de antaño, tranquilo, donde las mujeres tenían en la puerta de sus casa y que cuidaban con mimo, el geranio, el jazminero, el clavel, la albahaca, el galán de noche que hacía perfumar las noches veraniegas y un placer recorrer sus empinadas calles, ahora era un martirio para sus moradores.

Hace muchos años, muchísimos, que marché de él, sin embargo lo recuerdo, y de nuevo en la ciudad, en ocasiones al amanecer, cuando los noctámbulos lo van abandonando dejando sus huellas por todas partes, subo por sus calles pinas, que ahora ya voy notando que cansan, y me llega con nostalgia y placer a la memoria los juegos, las cenas en compañía de las buenas gentes, o arrimados los mayores a la radio, un aparato como una gran maleta de hoy, mientras nuestros juegos de niños nos divertían.

Hoy, me dice un viejo amigo de juegos y peleas, que nunca quiso marchar de allí, que ha pasado sus últimos años denunciando los desmanes y que poco caso le han hecho, ya gobernasen unos u otros, que aún siente felicidad cuando cada Miércoles Santo ve bajar el pesadísimo trono del desprendimiento por sus calles estrechas y empinadas. Hablando por teléfono me ha dicho que “bendito sea el coronavirus” pues el silencio del barrio, por la noche y el día es total. Es —me ha recordado— como cuando jugábamos al tú la llevas, al escondite, a pelearnos por Encarnita, cuando escondidos nos fumamos el primer cigarro y nos reíamos al toser con él. Me gustaría —ha seguido contándome— ver a mi madre camino de la fábrica de tabacos, o a mi padre salir rápido pues desde el puerto sonaba la bocina anunciado que el “platanero” (así se conocía a los barcos cargados de plátanos de Canarias) los llamaba para la descarga. Los juegos al balón en la pequeña plazoleta , y algún pescozón de mi padre cuando de un balonazo le rompíamos un cristal a una vecina.

Anteayer un barrio entrañable, sencillo y delicioso. Ayer un lugar de conflictos que sus habitantes nunca han buscado, y hoy, por este miedo y el cierre de bares, restaurantes y pubs, ha vuelto al silencio. Demasiado silencio —me dice mi anciano amigo— pues hasta el agradable bullicio de la chiquillería ha dejado de existir en todo momento. No hay el escondite, el tú la llevas, o los mamporros porque has mirado a mi chica. Sí, aquí viven niños aún también, pero creo que hay mucho entretenimiento con los juegos de máquinas o los móviles. Qué pena que no sepan darse unos mamporros por la nueva Encarnita que también hoy debe existir.

.
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Te invito a visitar mi blog, pincha sobre:
https://la-imprenta-de-ayer.webnode.es
Avatar de Usuario
Akra-Leuke
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 2110
Registrado: 27 Jun 2018 18:51
Contactar:

Re: MI BARRIO, ANTEAYER, AYER Y HOY

Mensaje por Akra-Leuke »

.



Entre tantas cosas que podría relatarles sobre “mi barrio”, hay una a destacar, y más ahora que se acerca la Semana Santa, una Semana Santa que este año no se celebrará como habitualmente se celebra debido al coronavirus tan dañino.

Se trata de la procesión del Descendimiento, cuyo trono sale de la ermita de la Santa Cruz (de ahí el nombre del barrio) hasta llegar al recorrido oficial.

Las calles de este barrio, como ya dije que está ubicado en la ladera del monte Benacantil, origen de la ciudad árabe de Alacant, son muy estrechas y empinadas. Imagínense lo que representa de dificultoso y peligroso para los costaleros bajar un trono compuesto de 6 imágenes, además de la pesada cruz y escalera, faros y flores. Los extremos de la cruz tocan casi los balcones de la calle, y el ver la bajada, se tenga fe o no en la religión católica, impone mucho y te hace un nudo en la garganta.

En la bajada los costaleros traseros van en cuclillas, y los delanteros a brazo alzado, para nivelar el trono. Es muy difícil coger un buen sitio para poder verlo descender por su calle principal, la calle de san Rafael, pero si un día de Miércoles Santo están por la ciudad, suban por la tarde al barrio, con algunas horas de antelación ya que se cierra la subida cuando el público es numeroso y verán un espectáculo impresionante.

Dejo una fotografía.
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Te invito a visitar mi blog, pincha sobre:
https://la-imprenta-de-ayer.webnode.es
Responder